como prevenir las ampollas

14/11/2022 / ezpies

Prevenir y sanar las ampollas en los pies: la guía definitiva de los expertos podólogos

Cómo prevenir y tratar las ampollas en los pies

Las ampollas en los pies son una molestia común que puede arruinar tus planes de caminatas, viajes y actividades al aire libre. Pero siguiendo los consejos adecuados, puedes prevenir su aparición y tratarlas eficazmente en caso de que surjan. En este artículo, te ofrecemos recomendaciones prácticas para cuidar tus pies y decirle adiós a esas incómodas ampollas.

TL;DR

Las principales causas de ampollas son: calzado inadecuado, actividad física excesiva y exceso de sudoración. Se pueden prevenir con zapatos correctos, productos antifricción, descansos periódicos y acudiendo tempranamente al podólogo.

Si ya tienes una ampolla, no la revientes. Cúbrela con apósitos limpios y protectores, manteniéndola seca. Ante signos de infección como enrojecimiento, pus o fiebre, debes acudir SÍ o SÍ al podólogo para tratamiento especializado con antibióticos.

¿Quiénes son más propensos a sufrir ampollas en los pies?

Ampollas son comunes en deportistas

Ciertos grupos tienen mayor riesgo de desarrollar estas lesiones incómodas y dolorosas:

  • Personas con deformidades del pie como juanetes, dedos martillo o pie plano.
  • Deportistas y atletas por actividades de alto impacto.
  • Caminantes frecuentes sin calzado adecuado.
  • Diabéticos y pacientes con afecciones neuropáticas o circulatorias.
  • Usuarios de calzado nuevo, sin rodaje o ajuste previo.

Es muy importante que si perteneces a alguno de estos grupos sigas rigurosamente las recomendaciones para prevenir futuras ampollas.

Causas comunes de la formación de ampollas

Algunos de los motivos frecuentes del surgimiento de ampollas en los pies son:

  • Calzado inadecuado o mal ajustado con costuras o materiales irritantes.
  • Caminatas, running o senderismo prolongado sin preparación previa.
  • Exceso de transpiración en los pies sin ventilación apropiada.
  • Sobrepeso o actividades de alto impacto y fricción sobre los pies.

Cómo evitar que se formen ampollas

1. Elige el calzado ideal

Usa modelos anatómicos, de piel natural, que no compriman ninguna parte de tus pies.

2. Los materiales influyen

El cuero y la piel son más protectores; textiles sintéticos favorecen la transpiración.

3. Mantén limpios los pies y el calzado

Reduce el riesgo de irritación. Lava los pies con jabón neutro y sécalos bien.

4. Elige los calcetines correctos

Algodón 100% puede aumentar la transpiración y el roce. Mezclas con poliéster son mejores.

5. Camina descalzo en casa

Reduce el uso de zapatos para prevenir la maceración de los tejidos.

6. Estrena los zapatos paulatinamente

Primeo úsalos una hora al día, luego incrementa el tiempo gradualmente.

7. Aplica productos antifricción podológicos

Cremas, polvos y sprays protegen piel sensible y previenen rozaduras.

8. Considera plantillas a medida

Amortiguan y previenen zonas de presión excesiva ante deformidades.

9. Elige el calzado deportivo específico

Usa el diseño preciso según la actividad, para mayor comodidad.

10. No ignores dolores o roces tempranos

Acude a tu podólogo tempranamente ante cualquier síntoma precursor.

11. Protección adicional con parches y curitas

Existen parches hidrocoloides y curitas especiales para proteger y aliviar pies con ampollas. Úsalos de forma preventiva.

Tratamientos caseros ante ampollas leves

Si ya tienes una ampolla leve puedes intentar:

  • Mantener el área limpia y seca.
  • Aplicar hielo local para aliviar dolor e inflamación.
  • Cubrir con apósitos protectores tipo Compeed o Curitas Ampollas.
  • Tomar antiinflamatorios orales para reducir molestias.

Acude al podólogo si los síntomas empeoran o no mejoran en 3 días.

Qué hacer cuando ya tienes una ampolla

Ampollas en los pies
  1. No la revientes
  2. Cúbrela con vendajes especiales
  3. Mantenla limpia y seca
  4. Ante roturas, usa cremas antibióticas
  5. Cambia los vendajes con regularidad
  6. No uses calzado que ejerza presión
  7. Consulta ante signos de infección

Ampollas infectadas: tratamiento profesional

Si una ampolla se infecta, además de los cuidados habituales es imprescindible acudir al podólogo para:

  • Limpieza profesional de la herida
  • Aplicación de antibióticos tópicos
  • Antibióticos orales si la infección está extendida
  • Desbridamientos periódicos de tejido dañado
  • Curaciones avanzadas para optimizar la cicatrización

No automediques las infecciones. Requieren tratamiento podológico especializado.

Prevención de ampollas: resumen

Usa siempre calzado correcto, plantillas si las necesitas y productos antifricción. Ante los primeros síntomas, acude al podólogo para valoración y tratamiento temprano. Nunca revientes las ampollas por tu cuenta.

Siguiendo estos consejos podrás retomar tus actividades al aire libre favoritas sin dolor ni limitaciones. ¡Tus pies lo agradecerán!

Referencias

https://www.nhs.uk/conditions/blisters/

https://www.mayoclinic.org/es/first-aid/first-aid-blisters/basics/art-20056691


Otros Artículos

Skip to content